Una palabra que considero clave para llevar una vida feliz y con bienestar es “equilibrio”. Creo que en ella radica el principio de todo. Cuando las cosas están equilibradas todo fluye mejor. El equilibrio debiera estar presente en cada aspecto de la vida, y el confort no es la excepción. Hoy día no podemos vivir sin energía eléctrica, pero creo que a veces no estamos conscientes del daño que la quema de combsutibles fósiles hace al medioambiente. Un generador eléctrico nos puede ayudar. A ver, el punto es que aunque no podemos vivir sin corriente, también podemos optar por medidas que contribuyan al ahorro de energía eléctrica y, por tanto, al cuidado del medioambiente.

Estarás pensando, sí, hombre, pero los generadores eléctricos también queman combustible para funcionar. No obstante, es absurdo comparar un generador eléctrico con una central termoeléctrica. Las cantidades de CO2 que estas últimas emiten a la atmósfera son enormes, y esto es lo que ha propiciado el llamado calentamiento global.

Nada, chicos, se trata de no pasar calor ni frío, ver la tele y todo lo demás, pero sin encontramos un punto de equilibrio y con él podemos cuidar el medioambiente, mucho mejor.