La estrategia comercial de una empresa es el motor impulsor de las ventas, y sin ventas no hay ganancias. Necesariamente, una empresa no necesita ser nueva para presentar una estrategia comercial. De hecho, muchas empresas necesitan rediseñar su estrategia porque las ventas no están yendo bien, o porque hay algún tipo de problema. Por ejemplo, últimamente muchas empresas están redefiniendo sus estrategias comerciales porque con la proliferación de Internet muchas necesitas incorporar el e-commerce o comercio online.

Si tu empresa necesita una nueva estrategia, te recomiendo cinco pasos fundamentales antes de empezar. Primero: examina la actual estrategia, establece sus puntos débiles y sus puntos fuertes, qué le falta, que está bien… Segundo: definir qué elementos nuevos vas a incorporar, qué va a tener diferente esta estrategia de la anterior. Tercero: hacer un análisis de mercado y estudiar a potenciales clientes, incluso, a aquellos que a primera vista no parezcan clientes-meta. Cuarto: concebir la mejor manera de poner en práctica la estrategia, pues aunque en la teoría todo funcione muy bien, es en la práctica donde se revela la verdad. Cinco: hacer un periodo de prueba y ver cómo va todo antes de establecerla.