El océano Índico es uno de los más mágicos del planeta. Se trata del tercero más grande en superficie ya que cubre aproximadamente el 20% del planeta, bañando las costas de África del Este, Oriente Medio, Asia del Sur, y Australia.  Un total de 39 países y 7 territorios cuentan con salida a este mar que tanto tiene qué decir.

Yo lo descubrí en unos de mis viajes Sri Lanka y Maldivas  y me dejó absolutamente fascinado por la magia que desprende. No en vano, las primeras civilizaciones del mundo se desarrollaron a su alrededor, admirándolo y contemplándolo como referente.

En Maldivas pude conocer su interior haciendo snorkel y maravillándome con su fauna marina. Corales y peces de todos los colores habitan en este mar. Y en Sri Lanka practiqué surf con sus olas que son igual de juguetonas que las del Pacífico.

Desde entonces siempre animo a todos los que tengan la posibilidad a que conozcan el océano Índico. Testigo de numerosos acontecimientos históricos, este mar parece acogerte entre sus olas del mismo modo en el que los habitantes que viven a su alrededor lo hacen. Conocerlo puede ser solo una excusa para viajar y visitar otros países, pero te aseguro que cuando lo veas te enamorarás de él. Es inevitable.